Crisis alimentaria por alza de precios provoca prohibiciones de exportación

La crisis alimentaria que generó la guerra entre Rusia y Ucrania presiona aún más al mundo, mientras Indonesia refuerza restricciones a la exportación de aceite, sumándose a países productores que buscan cuidar el suministros de alimentos dentro de sus fronteras.

Lo que se vive en Ucrania amenaza la producción de granos, suministro de aceites y a la industria de fertilizantes, elevando los precios y reflejando la crisis en los mercados energéticos.

El aceite de palma es uno de los más usado en el mundo, y se usa para elaborar productos importante, que van desde margarina, chocolate, galletas, hasta detergentes. El precio aumento más del 50% en lo que va de 2022.

El aumento se produce en un panorama de gran desafío a medida que las economías trabajan para recuperarse de la crisis de la pandemia y también contribuye a impulsar la presión sobre la inflación en el mundo.

Ucrania y Rusia contribuyen directamente en la crisis

Ucrania y Rusia son proveedores importantes de aceites y contribuyen en 30% de las exportaciones de trigo hasta antes de comenzar el conflicto. Recientemente Ucrania informó la prohibición de exportaciones agrícolas, como la cebada, azúcar y carne.

Los futuros del aceite en Malasia alcanzaron máximo histórico, mientras que los futuros del trigo se fortalecieron 60%, y amenaza con subir el costo de alimentos como el pan.

La producción de cereales podría bajar por los problemas que presenta la producción de fertilizantes, que ayudan a elevar el rendimiento de los cultivos, y se reduce tras el aumento en los precios del sector de gas natural.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.